11/05/2022

¿Hay una píldora colombiana para el Covid-19?


'La píldora colombiana para la Covid-19' demostró disminuir la inflamación y aumentar la respuesta en enfermedades respiratorias como el Covid-19.

Después de 13 años de investigación se creó en el país una píldora que disminuye la inflamación y aumenta la respuesta en enfermedades respiratorias como la Covid-19.

La inmunóloga Susana Fiorentino Gómez y su grupo de investigación en Inmunología y Biología Celular, de la Pontificia Universidad Javeriana, han analizado cómo actúan los extractos de las semillas del árbol dividivi (Caesalpinia spinosa) en pacientes con coronavirus, dado que el uso tradicional de estos compuestos ayuda a tratar afecciones respiratorias.

Según la publicación de la revista ‘Pesquisa Javeriana’ esta píldora es denominada un 'fitomedicamento’, es decir, un medicamento de origen vegetal elaborado con extractos estandarizados, que se elaboran a través de un complejo proceso químico que busca concentrar los principios activos de la planta en un extracto.

En un comienzo, el objeto de la investigación del equipo de Fiorentino era el tratamiento del cáncer de seno y de la leucemia, pero justo cuando estaban por realizar un estudio clínico para saber el mecanismo de acción de uno de los extractos combinado con quimioterapia en pacientes con cáncer de seno, estalló la pandemia por Covid-19 y la situación dio un giro a sus planes.

A partir de ese momento, decidieron probar el extracto de dividivi en pacientes con coronavirus, y los resultados fueron significativos.

Este árbol crece principalmente en Boyacá, en la región del alto Ricaurte y sus semillas tienen poder antiinflamatorio, los campesinos de Villa de Leyva (Boyacá) la usaban para tratar la sinusitis. “Hacen infusión y la huelen, lo malo es que les daña los huesos porque es muy fuerte”, aseguró Susana.

Esto la llevó a pensar que podría estudiarla para tratar el cáncer, por su capacidad para modular la inflamación: “Ese efecto biológico está relacionado con una actividad de control del cáncer”, explica.

Sin embargo, cuando estaban a punto de estudiar este extracto en combinación con la quimioterapia, la pandemia reorientó las prioridades: “Ya sabíamos cómo actuaba sobre las células, sobre el sistema inmune y cómo regulaba la inflamación pulmonar”. Ahí nació el estudio de fase 2 para probar el fitomedicamento en pacientes con Covid-19, el cual fue aprobado por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), y financiado por la convocatoria Mincienciatón.

Lo que se espera ahora es poder ser comercializada en el territorio nacional, después de ser aceptada por diferentes farmacéuticas.

¿Es seguro este medicamento?

 

Durante 28 días cada una de las 91 personas que aceptaron ser parte del estudio clínico fueron observadas y evaluadas desde 150 parámetros. Al azar, 44 pacientes recibieron el fitomedicamento durante 14 días (una cápsula cada 12 horas), mientras otros 46 tomaron un placebo.

“Fue un proceso retador, porque al inicio de la pandemia muchos pacientes estaban prevenidos debido a la desinformación”, explica la doctora María Margarita Manrique Andrade, directora de la Oficina de Investigaciones del Hospital Universitario San Ignacio, uno de los centros donde se realizó el estudio.

Los análisis arrojaron hallazgos sorprendentes. El más notable indicó que quienes tomaron la cápsula con extracto de dividivi presentaron una media de 7,395 días de estancia hospitalaria, frente a 9,581 días para el grupo placebo, es decir, 2,186 días menos. Esto significa que quienes tomaron el extracto de dividivi salieron dos días y medio más rápido del hospital, es decir, se recuperaron más pronto.

La investigadora explica que esto ocurrió, entre otras cosas, por dos efectos clave: el fitomedicamento disminuyó la replicación viral debido a que aumenta la limpieza intracelular y también disminuyó la inflamación porque moduló la respuesta inmune que trae como consecuencia el daño del pulmón.

 

REDACCIÓN- CANAL INSTITUCIONAL